El coste del ictus

En los países industrializados el ictus es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en varones. En España ocurren 120.000 - 130.000 casos cada año y más de la mitad de los pacientes quedan discapacitados o fallecen. El ictus es la primera causa de invalidez permanente en adultos y la segunda causa de demencia. En la tabla siguiente se precisan un poco más estos datos.

  Mortalidad total
2010
Mortalidad por accidente cerebro vascular 2010 Mortalidad total
2011
Mortalidad por accidente cerebro vascular 2011
Edad en años Mujeres Varones Mujeres Varones Mujeres Varones Mujeres Varones
40-44 1541 3117 49 72 1533 2926 50 81
45-49 2330 4936 100 155 2359  4741 99 134
50-54 3161 7128 127 233  3370  7152 122 227
55-59 3950 9130 162 309  4001  9152 130 304
60-64 5017 12382 206 444  5129  12364 221 444
65-69 6692 15398 351 720  6899  15633 361 644
70-74 10802 20237 792 1166  10229  19717 685 1087
75-79 21520 31258 1999 2180  21126  30813 1834 1978
80-84 34286 36588 3596 2850  35060  37253 3405 2823
85-89 43303 31317 4783 2684  44639  32654 4576 2587
90-94 31561 14937 3588 1287  32886  15895 3441 1318
95 en adelante 16569 5500 1715 436 17653  5698 1688 424

Los datos de la tabla corresponden a la mortalidad en España en 2010 y 2011 según los datos del Instituto Nacional de Estadística. En conjunto la primera causa de muerte en mujeres es el ictus, sin embargo, analizando por franjas de edades se observa que hasta los 80 años, el número de varones que mueren por ictus es muy superior al de las mujeres. Considerando en conjunto el total de causas de muerte, mueren más varones que mujeres hasta los 85 años. En la tabla se resalta la mayor mortalidad en las distintas franjas de edad.

Defunciones por ictus en 2013 por fragmentos de edad Defunciones por ictus en 2013 acumuladas

Las figuras muestran las defunciones por accidente cerebrovascular durante el año 2013 por fragmentos de edad (izquierda) y el número de defunciones acumuladas durante el año (derecha). Datos del INE.

El ictus es la causa más frecuente de ingreso en los servicios de neurología y requiere una estancia prolongada en el hospital. Para su diagnostico se utilizan técnicas costosas como resonancia magnética o arteriografía y en muchas ocasiones los tratamientos son para toda la vida.

En algunos países europeos como Escocia, Holanda o Dinamarca el coste del ictus ya en los años 90s ha llegado a superar el 3-4% del presupuesto anual para la sanidad y esta cifra va en aumento. En España, algunos estudios sobre el coste del ictus han estimado que la mayor parte del gasto (54%) ocurre durante la fase aguda y el otro 46% se produce durante el primer año. Una estimación ya en 1996 cifraba el gasto entre 150 y 12.500 euros, siendo el grado de incapacidad uno de los responsables más importantes del gasto sanitario. En España, a principios del año 2000, el coste medio por paciente en el primer año se ha estimado en algo más de 5000 euros.

Un estudio reciente (Olesen et al., 2012) hace las siguientes estimaciones de coste de enfermedades cerebrales en Europa en 2010: El coste total de estas patologías es de 798.000 millones de euros, de los cuales los costes directos en salud representan el 37%, los costes directos no médicos el 23%, y los costes indirectos el 40%. En Europa el coste promedio por persona con patologías cerebrales varía entre los 285 € por dolores de cabeza (incluyendo migrañas) a 30000 € para trastornos neuromusculares. En 2010, el costo total anual por enfermedad en Europa fue el siguiente (en millones de euros): adicciones 65.700; trastornos de ansiedad 74.400; tumor cerebral 5.200; enfermedades en niños y adolescentes 21.300, demencia 105.200, trastornos alimentarios 800; epilepsia 13800; dolores de cabeza 43.500, retraso mental 43.300, trastornos del humor 113.400, esclerosis múltiple 14.600, trastornos neuromusculares 7.700, enfermedad de Parkinson 13.900; trastornos de la personalidad 27.300, trastornos psicóticos 93.900, trastornos del sueño 35.400, trastornos psicosomáticos 21.200, ictus 64.100 y lesiones cerebrales traumáticas 33.000.

 

El ictus no afecta solo al paciente.

Se ha descrito que hasta el 33% de las personas que cuidan a los supervivientes de un ictus sufren depresión, incluso más grave que la de los propios supervivientes. Los cuidadores atienden a las necesidades físicas (bañarlos, vestirlos, transportarlos, preparar comidas, medicación, etc.), emocionales (disfunciones físicas e intelectuales, cambios de humor, abandono de las actividades sociales e incluso a a veces conductas psicóticas). A esto hay que añadir muchas veces el impacto emocional de la invalidez más o menos grave de un ser querido. No es sorprendente que los cuidadores sufran depresión o ansiedad. Los cuidadores deber tener presente que no tienen capacidad ilimitada de ayuda y entre las sugerencias que se recomiendan es cuidar su propia salud, aprender a pedir ayuda o decir "sí" a las ofertas de ayuda y buscar ayuda profesional cuando sea necesario. Existen recursos online de apoyo para los cuidadores del ictus, como las guías de práctica clínica del sistema nacional de salud.


Referencias

• Bergman l, van der Meulen J, Limburg M, Habbena DF. 1995. Costs of medical care after first-ever stroke in the Netherlands. Stroke 26: 1830-1836.
• Carod-Artal FJ, Egido JA, Gonzalez JR, Varela De seijas E. 1999. Coste directo de la enfermedad cerebrovascular en el primer año de seguimiento. Rev Neurol 28: 1123-1130.
• Creutzfeldt CJ, Holloway RG, Walker M. 2012. Symptomatic and Palliative Care for Stroke Survivors. J Gen Intern Med. DOI: 10.1007/s11606-011-1966-4
• Isard P, Forbes J. 1992. The cost of stroke to the National Health Service in Scotland. Cerebrovasc Dis 1992; 2: 47-50.
• Martinez-Vila E. Irimia P. Urrestarazu, Gallego J. El coste del ictus. 2000 Anales Sis San Navarra 23 (S3):33-38..
• Olesen J, Gustavsson A, Svensson M, Wittchen HU, Jönsson B; on behalf of the CDBE2010 study group; the European Brain Council. 2012. The economic cost of brain disorders in Europe. Eur J Neurol 19(1):155-162.
• Prieto-Arribas R., Moreno-Gutierrez A., Simal-Hernandez P., Pascual-Garvi J. M., Matias-Guiu J., Roda J. M., and Barcia-Albacar J. A. (2008) Experimental models of cerebral ischemia. Rev Neurol 47, 414-426.