Algunos consejos para prevenir el ictus

 

Hábitos alimentarios:

Algunas costumbres recomendables:

Leer siempre las etiquetas de los alimentos durante la compra de comestibles para saber el contenido en sal, que debería reducirse a menos de una cucharadita por día (aproximadamente 2,3 g de sodio). En lugar de sal de mesa es más recomendable utilizar hierbas aromáticas como romero, tomillo... Se deberían reducir o evitar las carnes con alto contenido de sal como salchichas, jamón, fiambres o carnes ahumadas. También deberían evitarse los alimentos enlatados ya que suelen tener un alto contenido en sal. Las personas con hipertensión arterial o insuficiencia cardíaca, deberían tomar como máximo la mitad de una cucharadita de sal por día. Una de las palabras clave que deben mirarse en las etiquetas es sodio (alginato de sodio, benzoato de sodio, bicarbonato de sodio, glutamato monosódico). El exceso de sal puede elevar la tensión sanguínea a niveles peligrosos.

• Tomar al menos cinco porciones diarias de frutas y verduras puede reducir el riesgo de accidente cerebrovascular. Para las frutas se puede considerar que una porción es 1 pieza de fruta, una raja de melón o un vaso de zumo de fruta. Para las verduras, una porción sería 1 tazón de ensalada o medio tazón de verduras. Se han relacionado los niveles bajos en potasio con un aumento en el riesgo de ictus y las frutas y vegetales frescos son ricos en potasio.

• Aumentar el consumo de pescado, aves y granos de cereales enteros. El pescado es una buena fuente de ácidos grasos omega-3 que pueden reducir el riesgo de accidente cerebrovascular. El salmón es la fuente más rica de ácidos grasos omega-3 seguido por arenque, las sardinas, el mero y el atún.

• La dieta mediterránea tradicional reduce significativamente el riesgo de accidente cerebrovascular. La dieta mediterránea consiste en: aceite de oliva como principal fuente de grasa monoinsaturada, cantidades moderadas de pescado, muchas frutas y verduras, pan, pasta, arroz, cereales, legumbres, patatas y nueces, una baja a moderada cantidad de vino y poca cantidad de carnes rojas, huevos y productos lácteos.

• Es recomendable reducir la cantidad de grasas, especialmente las grasas saturadas y las grasas insaturadas de tipo trans. Algunos ejemplos de alimentos con este tipo de grasas son la carne, grasa vacuna, manteca, margarina, grasa de pollo, crema, yema de huevo (no se aconsejan más de tres por semana), la leche entera, el queso y el aceite de coco o el aceite de palma (presentes en muchos tipos de bollería industrial).

• Se recomienda reducir la cantidad de alimentos fritos , es preferible asarlos, cocerlos al horno o hervirlos.

• Debería reducirse la ingesta de dulces y las bebidas que contienen azúcar. Las etiquetas indican la cantidad de azúcar (suele indicarse la cantidad de hidratos de carbono).

Ejercicio

• Debería realizarse al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada cinco o más veces por semana (caminar a paso un poco rápido es suficiente). Algunas personas, especialmente los supervivientes de accidentes cerebrovasculares con discapacidad residual, pueden necesitar equipamiento para hacer ejercicio o programas especiales bajo supervisión médica. Para aquellos que no pueden encontrar 30 minutos seguidos al día, hasta tres bloques de 10 minutos de ejercicio es suficiente. Caminar es uno de los ejercicios más recomendable y unos diez mil pasos al día (unos 5 km) permiten alcanzar los objetivos de la actividad física diaria. El ejercicio reduce significativamente el riesgo de accidente cerebrovascular y se ha demostrado que mejora la función de los vasos sanguíneos, aunque este último beneficio se pierde si se deja de hacer ejercicio. El ejercicio también aumenta el colesterol "bueno" (HDL) que a niveles altos proporciona protección cardiovascular.

Estrés

• Es recomendable identificar los factores desencadenantes de estrés y encontrar la manera de reducirlos o eliminarlos. Si es necesario se puede recurrir a ayuda profesional. No se debe permitir que los sentimientos de ansiedad o depresión se enconen.

Atención médica

Se debería asistir a todas las visitas médicas programadas incluyendo un examen físico anual.

• Si se está sometido a medicación es recomendable mantener visibles los medicamentos y utilizar recordatorios. Usar un pastillero y mantener registros de la medicación. Es recomendable planear con anticipación cuando se deben comprar nuevos medicamentos, y controlar la caducidad de los mismos.

Drogas y medicamentos

• Es recomendable limitar el consumo de alcohol a no más de dos bebidas por día para la mayoría de los hombres y una bebida al día para las mujeres y personas de menor peso (una bebida = 400 cc de cerveza, 175 cc de vino, licores 60 cc).

• Dejar de fumar. Se puede tratar de dejar de fumar con programas supervisados médicamente. Es recomendable aprender estrategias para hacer frente a los momentos de gran ansiedad de fumar y las recaídas. Debido a las propiedades contra la ansiedad de la nicotina, es importante buscar un programa para dejar de fumar que no sólo contemple la adicción física (que no dura mucho tiempo) sino a la adicción de comportamiento que es mucho más larga.

Algunas drogas como la cocaína o drogas conteniendo anfetaminasaumentan el riesgo de ictus en cualquiera de sus formas de ingestión. No deberían tomarse sin prescripción médica. Además de las drogas ilegales, en esta categoría se incluyen pastillas adelgazantes, pastillas para aumentar la concentración o para aumentar el rendimiento físico en el deporte.

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention (CDC). 2011. Usual sodium intakes compared with current dietary guidelines --- United States, 2005-2008. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 60(41):1413-1417.

Kolubo Y. 2012 Traditional risk factor management for stroke: a never-ending challenge for health behaviors of diet and physical activity. Curr Opin Neurol 25(1), 11-17.

Gulsvik AK, Thelle DS, Samuelsen SO, Myrstad M, Mowé M, Wyller TB. 2011. Ageing, physical activity and mortality--a 42-year follow-up study. Int J Epidemiol. doi: 10.1093/ije/dyr205

Mozaffarian D, Wu JH. 2011. Omega-3 fatty acids and cardiovascular disease: effects on risk factors, molecular pathways, and clinical events. J Am Coll Cardiol. 58(20): 2047-2067.

Sacco RL, Adams R, Albers G, Alberts MJ, Benavente O, Furie K, Goldstein LB, Gorelick P, Halperin J, Harbaugh R, Johnston SC, Katzan I, Kelly-Hayes M, Kenton EJ, Marks M, Schwamm LH and Tomsick T. 2006. Guidelines for prevention of stroke in patients with ischemic stroke or transient ischemic attack.Circulation. 2006 Mar 14;113(10):e409-49.

Williams O. 2010. Stroke Diaries. A guide for survivors and their families. Oxford University Press.